Caracter Tipográfico invi­ta a la char­la “Futuros del Diseño. Roles en la socie­dad del soft­wa­re.”
que dic­ta­rá Tomás García Ferrari el día mar­tes 24 de noviem­bre a las 18 hs.
en Casa de Buenos Aires · Córdoba. 

Con entra­da LIBRE Y GRATUITA

En los pri­me­ros años del siglo XXI, esta­mos vivien­do en una socie­dad que está sien­do digi­ta­li­za­da casi por com­ple­to. El flu­jo de infor­ma­ción se a trans­for­ma­do en algo más rele­van­te que la pro­duc­ción y el con­su­mo de bie­nes y ser­vi­cios. El Diseño –enten­di­do como capa­ci­dad de pla­ni­fi­car y dar for­ma al mun­do que nos rodea– es qui­zás con el len­gua­je una de las capa­ci­da­des que nos hace huma­nos.

En encar­na­cio­nes pre­vias de nues­tra dis­ci­pli­na, com­pren­der la lógi­ca de la revo­lu­ción indus­trial ha sido rele­van­te: mate­ria­les y pro­ce­sos de fabri­ca­ción para dise­ña­do­res indus­tria­les, mate­ria­les y pro­ce­sos de impre­sión para dise­ña­do­res grá­fi­cos. Comprender el mun­do de los datos y la mane­ra de pro­ce­sar­los median­te algo­rit­mos y len­gua­jes de pro­gra­ma­ción –‘coding’– se ha trans­for­ma­do en algo rele­van­te en la actua­li­dad.

Los cien­cias de la compu­tación están en el núcleo de un gru­po de dis­ci­pli­nas que estu­dian en pro­fun­di­dad estos fenó­me­nos tec­no­ló­gi­cos, pero otras áreas del cono­ci­mien­to han toma­do par­ti­do, en áreas de cru­za­mien­to tales como las Humanidades Digitales o los Estudios de Software.

Algunas pre­gun­tas rele­van­tes se pue­den hacer en rela­ción al Diseño y la edu­ca­ción. En el nue­vo entorno que la tec­no­lo­gía con­tem­po­rá­nea pre­sen­ta, ¿son los dise­ña­do­res como los cono­ce­mos una espe­cie en peli­gro de extin­ción? Las áreas reco­no­ci­das del Diseño, con­so­li­da­das duran­te los pri­me­ros años del siglo XX, ¿irán a des­apa­re­cer? ¿Emergerá una nue­va raza de dise­ña­do­res, los ‘uni­cor­nios’, como cru­za­mien­to entre el dise­ño y la inge­nie­ría de soft­wa­re? En un futu­ro cer­cano, tal vez muchas de las tareas que los dise­ña­do­res rea­li­zan actual­men­te van a ser rea­li­za­das por compu­tado­ras, dejan­do tal vez los roles huma­nos en dos áreas: ¿aque­llos que dise­ñan las herra­mien­tas y aque­llos que cate­go­ri­zan lo que dichas herra­mien­tas pro­duz­can? ¿Cuáles serán los roles del dise­ño en una futu­ra “inter­net de las cosas”?

En el año 2004, Alan Cooper escri­bió un tra­ba­jo semi­nal –“The inma­tes are run­ning the asy­lum”– don­de lla­ma­ba a la acción a los dise­ña­do­res con el obje­ti­vo de evi­tar un mun­do de herra­mien­tas basa­das en soft­wa­re dema­sia­do com­pli­ca­do de usar y enten­der. Hoy en día, cuan­do “el soft­wa­re toma el con­trol” (como lo indi­ca Lev Manovich), ¿cómo nos pre­pa­ra­mos para –tal como lo indi­ca­ba Herbert Simon– seguir tra­ba­jan­do en el pro­ce­so de “trans­for­mar situa­cio­nes exis­ten­tes en situa­cio­nes pre­fe­ri­bles”?