Uno de los guar­dia­nes de un tem­plo en Nara (Japón) tie­ne en una de sus manos un per­ga­mino y en la otra un pin­cel de cali­gra­fía.