Uno de los guardianes de un templo en Nara (Japón) tiene en una de sus manos un pergamino y en la otra un pincel de caligrafía.